FuenteUnidiversidad

Muerte de Isabel II: “Fue un protocolo cerrado y ensayado, pero inesperado para la realeza”

Andrea Oelsner

Andrea Oelsner, doctora en Relaciones Internacionales y docente de la Universidad de San Andrés, estuvo en #ChatInternacional y explicó lo implica la muerte de Isabel II a nivel mundial, qué es el London Bridge -del que tanto se habló-  y cómo fueron las controversias que despertó la asunción de Carlos III en algunos ámbitos de la política Europea.

“El London Bridge es un protocolo muy cerrado, preparado y ensayado por la realeza. Pero más allá de este protocolo, que se activó a los minutos de saber que la Reina Madre había muerto, tuvo cambios de último momento. El traslado cambió, en lugar de tren fue en un avión por el riesgo de sufrir ataques. Ahí también se modificó el tema de la seguridad. Luego de los ataques terroristas Londres en 2001, en el subte y autobuses,  las cosas cambiaron, la seguridad cambió, pero fue algo que no interfirió con lo masivo ni lo íntimo”, expresó.

“La llegada de varios mandatarios estuvo en duda e incluso muchos no asistieron. Joe Biden, actual presidente de los Estados Unidos (EE. UU.), fue uno de ellos debido al despliegue de su propia seguridad. Recordemos que Biden tiene una limosina de características militar, en el cual se traslada dentro y fuera de los EE. UU. Seguridad que tiene sus requisitos y regulaciones. Lo mismo ocurre con el primer ministro de Israel, Yair Lapid. Según diarios de Europa, unos 100 presidentes, primeros ministros y representantes acompañaron el funeral de la Reina”, detalló.

Sobre la importancia de Isabel II en su tierra pero aun más en el exterior, la doctora afirmó que fue el mismo presidente francés, Emmanuel Macron, quien definió a la Reina.

“En el día de la muerte de Isabel, y hablándoles a los británicos, fue el mismo Macron quien dijo "para ustedes es nuestra reina, para el resto del mundo es simplemente la reina'. En estos 70 años de reinado, Isabel II tuvo un papel importantísimo en Inglaterra como diplomática al exterior. Incluso en momentos en los que Escocia buscaba su independencia fue la misma Escocia quien no ponía dudas a su corona. Lo mismo ocurrió con la República de Irlanda del Sur que, a pesar de sus diferencia culturales, religiosas y su independencia, dio su respeto a la muerte de la reina y también a la visita de Carlos III hace unos días atrás ”, sostuvo.

Carlos III: su valoración social

Una de las cuestiones que caracterizó mucho a esta corona fue la crítica que se le hacía, aún sin criticar a su reina. Ahora bien, ¿el nuevo reinado de Carlos III compartirá esa característica?

“Por un lado, diría que eso está por verse. También te diría que es relativo cuando se habla de que no se criticaba a la reina. Cuando en el año 97, Lady Di tuvo ese accidente, sin olvidar que anteriormente estuvo la separación  de Carlos, con escándalos, infidelidades y demás, la corona británica y la casa real quedaron muy desprestigiadas. La gente estaba muy enojada con la reina debido a  su tensa relación con Lady Di. Desde ese quiebre en la corona y su gente, Isabel II cambio mucho su imagen. Lo mismo para Carlos y su nueva mujer Camila”, selló.

Este sitio utiliza Cookies