Pioneras e innovadoras. Cuáles son las carreras con más futuro

La Universidad de San Andrés forma a los profesionales del mañana con un enfoque multidisciplinario y metodologías innovadoras frente a las nuevas demandas de empresas y organizaciones.

Formar a los profesionales del mañana es hoy para las universidades una tarea mucho más compleja que antes. Por un lado, porque las nuevas tecnologías van creando la demanda de roles y trabajos impensados tiempo atrás. Pero, además, porque más allá de los contenidos que conforman el corpus teórico de una carrera, el paradigma actual de liderazgo requiere de ciertas habilidades interpersonales que no suelen formar parte de la enseñanza tradicional. En este sentido, la Universidad de San Andrés se ha convertido en una punta de lanza académica, con propuestas innovadoras para forjar a los talentos del futuro.

“El principal desafío es cómo formar a los estudiantes para profesiones que todavía no existen o que van a quedar totalmente reconfiguradas en los próximos años”, dice Lucas Grosman, rector de la Universidad de San Andrés. Esto significa que quienes arrancan una carrera hoy, tras haber culminado sus estudios secundarios, seguramente se encuentren con un mundo totalmente diferente cuando se gradúen o les toque ejercer profesionalmente. “Las universidades estamos obligadas a tratar de identificar tendencias y a anticiparnos a esos cambios para que la formación de nuestros alumnos no sea obsoleta”, agrega.

¿Cómo preparar entonces a los jóvenes para ese futuro? En la Universidad de San Andrés vienen trabajando en tres ejes principales. El primero de ellos es promover una formación centrada en el análisis crítico. “Aprender a pensar, no a repetir”, sintetiza Grosman. Un segundo pilar es la interdisciplinariedad, es decir que los estudiantes sepan ver la realidad desde distintos ángulos. Para ello, cuentan con el Ciclo de Fundamentos, un núcleo de materias comunes para todas las carreras con el que se busca que los alumnos adquieran esa amplitud de enfoques. Y, por último, está la innovación. “Conscientes del riesgo de obsolescencia, tratamos de estar un paso adelante tanto en los contenidos como en las metodologías de enseñanza”, señala el rector de San Andrés.

Negocios Digitales
La Licenciatura en Negocios Digitales, lanzada en 2019, está pensada para cubrir la intersección entre el mundo de los negocios y la cultura digital y es un verdadero éxito si se analiza la cantidad de estudiantes que la han elegido hasta hoy. “Lo que detectó la Universidad cuando diseñó esta carrera era que cuando las áreas de negocio de una empresa debían trabajar con las áreas de tecnología, cada una tenía su idioma, su metodología, su forma de trabajo y sus prioridades. Entonces, al momento de llevar adelante los proyectos, se encontraban con que no podían dialogar ni comunica. Quienes cursen la Licenciatura en Negocios Digitales desarrollarán entonces un perfil que les permitirá ser ese “puente” entre dos áreas que cada vez más deben trabajar de manera conjunta. Y lo harán en una universidad con una gran tradición en la enseñanza de los negocios en combinación con Digital House, que aporta todo su expertise en cuestiones de formación tecnológica y digital. De esta manera, los conocimientos necesarios para liderar un negocio (gestión de Recursos Humanos, estrategia, marketing, conocimiento de las organizaciones, liderazgo) se suman a los de matemática y tecnología (estadística, programación, big data) y a la gestión de los productos digitales (marketing digital, diseño de experiencia de usuario, analítica de datos). “Creemos que existen tres ámbitos que van a demandar mucho a nuestros profesionales: las empresas nativas digitales, las empresas que sin ser nativas digitales tienen que incorporar tecnología y necesitan quienes lideren ese proceso y los emprendedores”, resume Gosende.

Ingeniería en Inteligencia Artificial
Completamente novedosa en la Argentina y en la región, la carrera de Ingeniería en Inteligencia Artificial se empezará a dictar en 2022 pero ya tiene abierta su inscripción y definidos sus contenidos. Se trata de una apuesta muy grande por parte de San Andrés, ya que la Inteligencia Artificial es la disciplina que está a la vanguardia de la tecnología. “Después de la transformación digital, el próximo paso es el de la Inteligencia Artificial o transformación inteligente, que tiene que ver con sacarle el jugo a los datos para potenciar a las empresas y organizaciones”, afirma Roberto Bunge, director de la carrera.

La Inteligencia Artificial implica el desarrollo de sistemas que emulan las habilidades humanas pero que logran realizar tareas muy complejas para las personas porque implican muchas variables y correlaciones. “En muchos casos, la Inteligencia Artificial supera las habilidades humanas. Los sistemas basados en ella hacen predicciones y toman decisiones de manera autónoma”, explica Bunge.rse”, cuenta Dolores Gosende, coordinadora académica de la licenciatura.

Para los estudiantes de esta carrera, uno de los grandes atractivos es la amplitud de campos en los que se van a poder desempeñar, ya que este tipo de sistemas sirven para mejorar los procesos de cualquier industria. Con tres ejes principales (Matemática/Estadística, Programación y Algoritmos de IA), la carrera ofrece también la posibilidad de profundizar en algún sector de la economía a partir de seis materias optativas que ayudan a definir el perfil del alumno. “Nuestros estudiantes también van a desarrollar habilidades interpersonales y de liderazgo y van a poder entender el impacto que tienen estos sistemas. Las carreras de ingeniería, tradicionalmente, se enfocan más en las ecuaciones y las fórmulas. Pero después de cinco o seis años, los graduados pasan a liderar equipos. Y para eso las habilidades interpersonales y el liderazgo son fundamentales”, concluye Bunge.

Ciencias del Comportamiento
La otra gran novedad en materia de carreras de la Universidad de San Andrés es Ciencias del Comportamiento, que empezó a ser dictada este año y que conjuga saberes propios de la psicología, de las neurociencias, de habilidades analíticas como Big Data o Machine Learning y de la economía del comportamiento. Los estudiantes van a estar en condiciones de procesar grandes cantidades de datos para poder predecir y actuar sobre la conducta humana.

Las áreas de trabajo de los profesionales en Ciencias del Comportamiento son de las más diversas. “Los graduados podrán trabajar en empresas asesorando en el diseño y mejora de productos y servicios, para que sean más funcionales y atractivos. También podrán realizar consultorías o asesorar a ONGs, organismos de Gobierno o internacionales en el desarrollo y evaluación de programas y políticas públicas que promuevan el capital humano. O bien dedicarse al análisis de datos masivos en empresas, startups o al desarrollo de investigaciones académicas en neurociencias”, señala María Luz González Gadea, directora de la carrera.

“El Covid-19 fue un sacudón profundo para las universidades, pero San Andrés rápidamente logró reformular su propuesta pedagógica para funcionar muy bien en el mundo virtual. Sumamos tecnología, implementamos metodologías diferentes y la experiencia que estamos viviendo es exitosa. Estamos ansiosos por volver a la presencialidad lo antes que se pueda, pero creemos que, gracias a la tecnología que incorporamos y a lo que aprendimos en estos últimos meses, el futuro nos depara una presencialidad enriquecida”, relata Lucas Grosman.

Con carreras pioneras, mucha inversión tecnológica y nuevas herramientas digitales, la Universidad de San Andrés continúa cumpliendo con ese objetivo fundacional de formar personas que creen que cambiar el mundo es posible.

 

 

Lunes, Junio 14, 2021