¿Qué modelo laboral ganará?: crece la puja entre empleados y jefes por ir a la oficina versus home office

Desde los espacios de coworking aseguran que las empresas buscan nuevos servicios para atraer a sus talentos. Los beneficios que los fidelizan

"Hoy más que nunca la gente va a sus lugares de trabajo a vivir experiencias, y parte del desafío que tienen las empresas es generar movilidad y buenos momentos entre las dos elecciones que hacen los talentos: están los que se abrazan al home office y aquellos que hacen de todo por volver a la oficina", asegura Clecia Simões, Head of People de WeWork Latin America.

Esta es la realidad que se vive en toda la región. Pero, según esta experta en el mercado de los coworkings, en la Argentina tiene ribetes especiales, ya que se juegan dos factores importantes: están los que quieren seguir en trabajo virtual para no volver a los gastos diarios que implica viajar y comer afuera, y aquellos que prefieren volver porque temen perder sus empleos. "Lo difícil es mantener a la gente motivada. Muchos están golpeados por la realidad que tuvieron que atravesar", suma Simões.

En este escenario, desde WeWork aseguran que crecen cada día las consultas. "Tenemos más movimientos que antes de la pandemia. Muchos buscan desarrollar acciones de engagement para atraer a la gente a la oficina nuevamente", explica la directiva, poniendo en relieve que a muchos les está costando romper la inercia de la rutina del último año y medio.

La apuesta de esta empresa de coworking es que este año lleguen a estar con completos todos los días. "En 2021 creció un 350% el tránsito de personas por nuestros espacios. Hoy, en la Argentina estamos con una ocupación del 50%, y es el país que más bajo tiene el porcentaje. En Colombia sube al 80% y en México ya supera el 70%", detalla Simões.

Lo que ellos quieren
Lo cierto es que por momentos parece haber una puja de intereses entre empleados y empresarios. ¿Qué está en juego? Por un lado poder equilibrar el tiempo dedicado al trabajo y a los temas personales, y por el otro buscar la manera de optimizar los gastos, mientras que se intenta no perder la conexión con la cultura de la organización.

Lo cierto es que pese a que se habla sobre el modelo híbrido de trabajo, las opiniones y las ganas siguen divididas. Según una encuesta realizada por Adecco, el 51% de los empleadores aseguró que volverán todos en tiempo completo a las oficinas, mientras que el 46% mantendrá el poder combinar días con encuentros presenciales y algunos de trabajo remoto. Solo el 3% sostiene que mantendrá el formato exclusivamente remoto.

Y los empleados, ¿qué quieren? El 46% sigue sosteniendo que volverán solo en formato híbrido, el 31% sostiene que sí quieren volver, el 14% que no quieren volver de ninguna manera y un 9% que le da lo mismo.

Estos primeros resultados señalan que existe un porcentaje de empleados que, aunque no quiera volver a la oficina o le dé lo mismo, deberá hacerlo de igual manera. Entonces ante esta situación, si desde la empresa toman una decisión y los empleados no están de acuerdo, ¿qué sucederá? El 58% afirma que se los incentivará a que vuelvan, el 31% sostiene que aquellos que no vuelvan serán desafectados y un 11% dice que se respetará la decisión de cada empleado.

¿Cómo atraer entonces a los empleados? Según una encuesta realizada por Cuponstar entre las principales empresas del país, más del 60% de los empleados prioriza actualmente los beneficios emocionales y de bienestar ante el salario económico. Se trata de un cambio en las prioridades laborales de los empleados a raíz de la pandemia del coronavirus.

A su vez, según un estudio elaborado por Microsoft y la Universidad de San Andrés, el 94% de las personas priorizaría a aquellas organizaciones que permitan trabajar de manera híbrida, en particular quienes tienen entre 18 y 34 años (94%) y quienes tienen puestos en el sector de tecnología (96%).

"Estamos claramente frente a una nueva normalidad. Para un grupo de trabajadores que ya experimentó el trabajo híbrido, el esquema de trabajo tradicional 100% presencial de cinco días en las oficinas ya es percibido como obsoleto. Las personas se sienten empoderadas y prefieren autoadministrar la presencialidad. Esto va a significar un gran desafío para las organizaciones ya que se está generando una marcada preferencia por este tipo de trabajo, que se traduce en una preferencia casi absoluta por elegir organizaciones que ofrezcan esta modalidad", concluye Sebastián Steizel, profesor de Comportamiento organizacional de la Escuela de Negocios de la Universidad de San Andrés.

Miércoles, Enero 12, 2022